Lun11202017

Last update01:26:15 PM

Historiadores buscan integración con las comunidades

  • PDF

Por décadas, la gran mayoría de los puertorriqueños han percibido a los historiadores como intelectuales desafectos de los acontecimientos socioeconómicos y culturales que impactan diariamente a la nación puertorriqueña. Los historiadores han sido conceptualizados como custodios de los registros nacionales, que investigan documentos antiguos y escriben libros ininteligibles alejados de la realidad que vive el País. Es más, su rol como informantes y su capacidad comparativa de eventos que impactan la sociedad ha sido usurpada por economistas, politiqueros y hasta adivinos que esgrimen la historia acorde a sus intereses. 

Esta visión distante, elusiva y pasiva de los historiadores es ya cosa del pasado, según expresiones vertidas por el Dr. Félix R. Huertas González, durante su discurso inaugural como presidente de la Asociación Puertorriqueña de Historiadores (APH) en un evento llevado a cabo en el salón Power del Departamento de Estado recientemente.

El historiador Huertas González señala que la sociedad puertorriqueña atraviesa por momentos decisivos que requieren una participación más activa de los historiadores para ¨recordar lo que otros olvidan¨, reafirmar la identidad nacional y reforzar la autoestima de las nuevas generaciones.

Huertas González puntualiza que “la relación entre historia y comunidad debía ser prioridad tanto en la gestión universitaria como de cualquier otro organismo, no solo como un intento de entender el pasado humano, sino con el objetivo de estrechar lazos, generar procesos identitarios y de integración social”.

Enfatiza el historiador y profesor universitario que ¨la reconstrucción histórica y el rol del historiador e historiadora, en muchos casos con el apoyo de la academia y de otros sectores, se convierten en una herramienta clave para alcanzar dichos objetivos¨.

El historiador es un ente mediático y unitario que logra a través de su investigación y análisis el que se abran ¨nuevos espacios que permiten diálogos, que producen solidaridades y que permiten cumplir con una responsabilidad social que es cada día más urgente¨.

El nuevo enfoque de la APH está basado en un proyecto en común que Huertas llama ¨convergencias¨. Define el dirigente que este proyecto es ¨un intento serio de un grupo de historiadores/historiadoras, intelectuales, escritores/as, archiveros/as, gestores culturales, estudiantes, que de alguna forma buscamos un punto de encuentro donde iniciemos un debate que produzca nuevos imaginarios políticos y sociales¨.

Basado en estos principios, la Asociación Puertorriqueña de Historiadores (APH) firmó acuerdos colaborativos con dieciséis organizaciones culturales, educativas y gubernamentales.

¨La finalidad de los acuerdos es promover una agenda nacional basada en la reafirmación de la identidad puertorriqueña, que solventada en la historia y la cultura, será el basamento de una autoestima sólida que impulsará la búsqueda intrínseca de soluciones reales a la problemática social que enfrenta la nación¨, asegura el Dr. Félix R. Huertas González, presidente de la APH.

¨La historia y la cultura van tomadas de la mano¨, indica Huertas González. ¨Es en el análisis histórico de la nación donde encontramos la solución a nuestras situaciones¨.

Los acuerdos son ¨un esfuerzo individual y colectivo que nos seguirá llevando a una crítica continua sobre las diversas categorías o discursos modernos o posmodernos¨.

Las organizaciones que firmaron acuerdos con la APH son: el Salón Literario Libroamérica en PR dirigido por la escritora nacional, Mayra Santos Febres; el Pen Club Internacional de Puerto Rico, por José Muratti; la Universidad del Turabo, con Dennis Alicea; el Instituto de Cultura, por Jorge Irizarry; el Archivo General de PR (AGPR), por Karin Cardona; Archired, por Irma Santiago; el Centro de Estudios Avanzados (CEA), por Miguel Rodríguez López; la Biblioteca Jesús T Piñero, por Jaime Rodríguez Cancel; el Instituto de Historia de las Ciencias de la Salud del Recinto de Ciencias Médicas de la UPR, por Juan B Giusti; la Sociedad Puertorriqueña de Genealogía, Norma Feliberty; la Fundación Luis Muñoz Marín, por Linda Hernández y Julio Quirós; Exposición Nacional de Altares de Reyes, por Félix Cruz; el Centro de Estudios e Investigaciones del Suroeste (CEISO), por Nancy Vargas; el Centro Cultural de Lajas, por José Luis Vargas; Ecomuseo Comunitario, por Pablo Crespo y la Oficina Estatal de Conservación Histórica de PR, por Diana López Sotomayor.

El propósito primordial de estas alianzas es ¨producir nuevo conocimiento, abrir espacios para nuevos debates, polemizar, pero también crear alianzas con aquellos grupos que piensan que un mejor país es posible¨, indica Huertas.

El tiempo será testigo y la historia recogerá el fruto de esta gestión que busca integrar al historiador, la academia y las comunidades.

Huertas González preside además la Asociación de Historiadores de la Región Oriental (HIRO) y dirige el Decanato de Educación General de la Universidad del Turabo (único y con total autonomía administrativa y académica dentro del Sistema Universitario Ana G. Méndez).