Entre aguas: del rio Bravo, al Grande al del Norte, México lucha contra los EE.UU.

alt(San Juan, 9:00 a.m.) El gobierno de Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, lucha en la mesa de negociación con los EE.UU. por un pacto digno para ambas partes, en materia de políticas y controles migratorios. La posición asumida por el presidente de los EE.UU., Donald Trump, ha sido la de anunciar un arancel a todos los productos mexicanos importados del 5 por ciento, a partir de este lunes de México no controlar su frontera sur, con Guatemala, y detener el flujo de migrantes aspirando a entras a los EE.UU.

Es una situación muy complicada pues entre México y los EE.UU. yace la frontera económica más importante en materia de comercio internacional del mundo. Estos dos países representan el intercambio comercial de mayor peso y transacciones en el mundo. Por lo tanto, el anuncio de un 5 por ciento a los productos mexicanos entrando a los EE.UU. podría ser nefasto a la economía mexicana. Dicho esto, la única solución aceptable para Trump es controlar el flujo migratorio desde la frontera sur de México, con Guatemala.

El gobierno de López Obrador ha cedido un tanto, en aras de estabilizar la relación con los EE.UU., sostener la economía, y quitarse de encima el peso de Trump. Pero nada de esto sugiere que Trump no continúe con la presión sobre México, sobre todo que, y contrario a término, esta lucha de fronteras y aranceles, al único que está beneficiando hoy es al propio Trump.

Para México las respuestas no son claras ni precisas. El presidente López Obrador convocó a una manifestación este sábado en Tijuana, para arengar por la soberanía nacional. Pero a lo mejor eso no es suficiente para contener la presión de Trump. A lo mejor no lo es. Pensemos.