Si los federales lo hacen, “estamos bien”

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Llevamos semanas esperando que los federales salgan a arrestar a Ricardo Rosselló Nevares y a sus hermanos del chat de Telegram. En particular al hermano mayor, Elías Sánchez. Pero al día de hoy no ha pasado nada. Todos ellos siguen tan campante, y peor aún, la impunidad de la mala administración de un chat se sigue imponiendo, así como lo que en apariencia se representa que entre Elías Sánchez, el cabildero, y Edwin Miranda, el publicista, se robaron los clavos de la cruz, la cruz y el muerto mismo. Pero nada pasa.

En la mañana de hoy, ante la expectativa de lo anuncios de los tan esperados arrestos, el FBI salió a la calla a “pescar” delincuentes de cuello blanco, y simplemente informó que son arrestos relacionados a los huracanes Irma y María. Nada más que contar. Entonces, ante un cielo azul y despejado, la ciudadanía se comienza a preguntar si la salida del pasado incumbente, Rosselló Nevares quedará como tantas cosas, impune ante los ojos de todos y todas nosotros.


Es interesante que ante la resistencia social de julio, y sobre todo la victoria de lograr la renuncia voluntaria de un gobernante, no haya un reclamo de conseguir que los colaboradores y participantes de esquemas de corrupción no sean procesados. Si algo está demostrando el momento, es que la justicia del estado está siendo utilizada de forma conveniente para adelantar agendas que no son necesariamente las del pueblo luchador.

En este sentido, hay que comenzar a exigir al estado que procese a todos por igual. No por miramientos de si es conveniente o no. De igual forma, si el estado no responde, entonces tendremos que instituir tribunales simbólicos para promover la denuncia y la impunidad. Pensemos.