Lun10142019

Last update09:41:21 AM

La justicia [mediática] es una fórmula del capital: “todos somos corruptos”

  • PDF

alt(San Juan, 10:00 a.m.) La gobernadora de turno, Wanda Vázquez Garced, ha afilado la punta de su lápiz, y en los pasados días ha destituido a sobre cinco jefes de agencias o personas encargadas de algún departamento esencial o no del gobierno. Es curioso, pues las razones de los despidos, algunas de peso otras bastante ligeras, y otras sin aparente justificación jurídica que no sea, que en apariencia mediáticamente hablado es lo correcto que hay que hacer. Es decir, hoy la estabilidad del gobierno de Puerto Rico depende de la presión que la prensa y sistemas mediáticos de noticias ejerzan sobre la buena gobernanza o no en el país.

En esta medida, algunos de los despidos uno podría pensar que mediáticamente se justifican. Otros, por lo que dice la gobernadora o el/la despedido/a, uno lo cuestiona. Lo que si en apariencia se ha tornado en algo bastante claro, es que los despidos tienen que ver con una relación fina entre gobernar bien y caerle bien al pueblo. Ante esto, todo parece ser que el veredicto final yace en la prensa y sistemas mediáticos. Más gente destituida, acusada o inclusive presa, se ha tornado en el motivo principal de la administración de Vázquez Garced.

Ahora bien, lo interesante es que los despedidos acaban defendiéndose en la prensa y sistemas mediáticos, como forma de justificar su inocencia. En este sentido la justicia, lo justo de tener un día en corte y poder ventilar los derechos de la persona contra acusaciones justas o injustas, queda en el olvido. Nadie se preocupa hoy de conversar si la persona despedida, acusada o presa tiene algún derecho constitucional. En apariencia, el espectáculo mediático se ha convertido en algo más importante.

La economía del espectáculo de la justicia, hoy se ha convertido en un vector que atenta contra un pilar básico de la democracia: la justicia. Ser justo es garantizarle los derechos democráticos a las víctimas, como a las personas destituidas, acusadas o procesadas. La vida no es un espectáculo. Menos lo es la justicia. Pensemos.