(San Juan, 1:00 p.m.)  El proceso electoral se compone de momentos mediáticos, de información y desinformación, que promueven la figura de un candidato o candidata.  No obstante, ya se desconoce que es el cierto y que es falso. Lo interesante e importante es que diariamente, aparecen noticias que son “lo último” que han de “destruir” la imagen de una persona que corre para un puesto publico por elección, pero lo cierto es que no tienen efecto real algún.

Para muestras un botón: Donald Trump. Desde el verano del 2015 la noticia en los EE.UU. la determina este poco usual presidente de los EE.UU.   Trump hace noticia diariamente en todo.  Por su naturaleza hostil, desafiante y muy agresivo en promover su pensamiento, Trump llena siempre el espacio publico con algo de información.  Ahora bien, ya uno no sabe si lo que se dice él es cierto o falso. Es simplemente noticia, que se vende, crea pauta, y mantiene a todo el mundo hablando del presidente.

Algo así pasa, aunque a menor escala, en Puerto Rico. El tema de genero ha surgido como el tema de esta campana.  Lo cierto es que es uno de los temas de importancia del país, pero no el único.  En la lógica de los partidos tradicionales, es la forma de desbancar al partido contrincante. En la lógica de los partidos de minoría o emergentes, es la forma de ganar publicidad.

Leer más...

Ayer mi compadre Gilberto Concepción Suárez, hubiera cumplido 77 años. Queremos recordarlo con estas hermosas palabras con las que terminó su mensaje en el Centenario de su querido padre, el patriota Gilberto Concepción de Gracia en el teatro de la Universidad de Puerto Rico en el 2009:

“Sé que muchos para los que soy el hijo de Gilberto Concepción de Gracia pensarán que yo debía hablar esta noche del padre y no del patriota. A esos buenos amigos les digo únicamente: imaginen por un momento lo que era aquel hombre y lo que significaba ser su hijo, si Alma y yo éramos sus retoños y volcaba sobre nosotros ese inmenso amor que tenía para todos.

“Nunca podremos agradecer lo suficiente, y sé que hablo por mi y por mi hermana, de haber tenido el privilegio de ser parte de uno de los grandes, cabales, comprometidos, defensores, amantes de este entrañable pedazo de tierra poblado de hermanas y hermanos, compañeras y compañeros de un destino común. ¿Qué más de haber aprendido a amar esta tierra nuestra y a nuestros compatriotas?

Leer más...

(San Juan, 10:00 a.m.) Cuando los científicos elaboran investigaciones, utilizan el método científico (ordenado de la siguiente forma: observación, pregunta, hipótesis, experimento, resultado y conclusión) para ordenar su trabajo. Dependiendo el tipo de labor que realizan, hacen una rigurosa indagación con dicho método. De hecho, no necesariamente tengan que comenzar al pie de la letra su investigación por el orden del método científico, sino que comienzan donde les llega la “musa”. Esto no es algo propio de las ciencias naturales, también se puede ver este método en investigaciones de índole político, económico, sociológico, entre otras facetas de las ciencias sociales. Claro está, no es un método igual que las ciencias naturales.

La razón de estas investigaciones es la causa de una epifanía, la idea de explicar aquello que nos rodea o darle forma a lo desconocido. Estas investigaciones de alguna u otra forma, pueden impactar tanto en el ámbito científico como en el social y transcender fronteras.

Entonces, pensé en los escritores y en las personas que, en algún momento y al igual que yo, queremos escribir y publicar libros. Pensé que nosotros a través de las novelas, cuentos o incluso en el teatro podemos formar investigaciones de carácter social. Investigaciones artísticas reveladas proporcionadas por alguna epifanía y explicar aquello que nos inquieta o nos rodea. En palabras más cortas, ser científicos culturales o sociales con la literatura. 

Leer más...

(San Juan, 12:00 p.m.) Hemos explicado el término “mandamientos”, o sea, el imperativo ético y político que nos exige la defensa de los derechos y de las más amplias libertades enunciadas en ese gran código. Preguntémonos ahora por “los hombres libres” en la expresión que se halla en el título: “los diez mandamientos de los hombres libres”. ¿Qué significa para Betances un ser humano libre? ¿Qué implica libertad y cuáles son sus consecuencias en el orden ético y político? La primera idea, la idea matriz o fundamental, es que los seres humanos nacemos libres e iguales. La libertad y la igualdad son derechos naturales, “al nacer lo trae cada hombre”. (Betances, 2013, IV: 61) Betances postula que “la primera ley es la libertad”. (IV: 81) En verdad es una consecuencia de la primera idea, la idea matriz que acabamos de citar, nacemos libres e iguales, de derecho, es decir en ley, la primera ley.

 Es interesante la semejanza con el pensamiento de Hostos, pues éste afirma que la primera ley de la sociedad es la libertad. Son siete leyes las que afirma Hostos como leyes sociales, pero la primera es la libertad. Betances afirma, pues, que la libertad es la primera de las leyes inherente a los derechos naturales de los seres humanos. Además, valiéndose de otra semántica nos dice: “este bien superior a todos los otros: la libertad”. (IV: 316) La libertad es la primera ley del derecho y es al mismo tiempo el bien supremo para los seres humanos. Si el ser humano es libre, y nace libre, no puede ser esclavo de nadie.

Leer más...

(San Juan, 1:00 p.m.) El escritor cubano Luis Rogelio Nogueras, prematuramente fallecido, relató una anécdota que describe muy bien a Lezama: "Contaba Lezama que una vez, en la década de los cincuenta, dejó diez ejemplares de uno de sus libros en la librería de un amigo y al cabo de cuatro o cinco años todavía quedaban ocho ejemplares. Y decía que entonces su gran preocupación no era que no se hubieran vendido esos ocho ejemplares, sino averiguar quiénes habían comprado aquellos otros dos. Y añadía, con su tono magisterial, que probablemente todos fueron pasto de los ratones..."

Visitar la casa museo de Lezama en Trocadero 162 en el centro de la Habana a pocos pasos del Paseo del Prado y en medio de una zona que hasta 1959 era sede de numerosos prostíbulos, fue una experiencia inolvidable. Una señora muy amable que se lamenta –como yo- de no haberlo conocido personalmente, enseña ese conjunto abigarrado de objetos, retratos, cuadros y libros, tras aclarar que el hogar del gran escritor era sumamente pequeño, la mitad del espacio que ahora abarca: ya que se le agregó la casa vecina para facilitar la labor del museo. De hecho, la gran mayoría de los libros que componían su biblioteca de diez mil volúmenes están hoy en la Biblioteca Nacional donde se pueden conservar en mejor estado.

La imaginación vuela hacia la época en que Julio Cortázar elogió su novela Paradiso y proclamó la importancia de Lezama en el mundo de la literatura.

Leer más...

Cada   que   revisamos   las   bandejas   de   mensajerías siempre nos llevamos sorpresas, para inicios de junio del presente año, recibí un mensaje por Messenger de parte de la poeta y periodista  de origen Colombiano  Hedda Ibarra  y era una cordial invitación para participar en una   hermosa   antología   poética, de la cual es gestora y editora,   donde   participan poetas     de   distintas   partes   de   Latinoamérica. Aprovecho el espacio para felicitar a todos los poetas que   han   participado   en   este   proyecto.

Hedda sobre este proyecto manifestó: “Ha nacido una antología y en estos momentos donde todo pareciera estar nublado, se alcanzan a distinguir  entre sus hojas, los pétalos vibrantes de muchos  girasoles. Todos somos poetas, somos semillas de flores que brotan en esta tierra, y la tierra es el lienzo donde escribimos nuestras historias.  Por eso… quiero recordarles que para escribir sentimientos basta con mirarnos por dentro, somos girasoles desde el interior, la luz nos llega desde arriba, y  entonces  nuestra   piel de pétalos  va tocando la vida con la palpitación del corazón de un girasol  que siempre mira al sol”.

Hoy he tenido el honor de adornar un jardín, que viene siendo este libro colectivo “Siempre un girasol”, con maravillosos y coloridos poemas, relatos, anécdotas y testimonios de veintinueve girasoles latinoamericanos, que para escribir solo se aferraron hoy más fuerte con sus raíces a la tierra, a la vida, y que a pesar de las vicisitudes del presente año 2020, compartieron con el amarillo de la esperanza”. Enfatizó la poeta y periodista Ibarra.

Leer más...

(San Juan, 10:00 a.m.) Hoy conmemoramos la efeméride del Grito de Lares. Han pasado 152 años desde aquel glorioso 23 de septiembre de 1868, pero todo sigue igual. La gran mayoría de los puertorriqueños continúan sumidos en la pobreza y las ideas políticas siguen siendo las mismas, anexionistas, autonomistas e independentistas. Una burguesía adinerada, favorecida por las políticas imperiales, rigen los destinos del país mientras se ceban de la pobreza.

En el Lares de 1868 hombres y mujeres decididos a tomar control de sus destinos, erradicar la opresión y forjar una nación libre y soberana recurrieron a las armas porque todas las gestiones ante las Cortes españolas (Legislatura) resultaron infructuosas. España se negaba a otorgarle libertades a las últimas colonias que le restaban, Cuba, Las Filipinas y Puerto Rico. Los gobiernos coloniales imponían leyes restrictivas, sangraban los bolsillos de los contribuyentes y mantenían una rampante corrupción donde los amigos del alma eran favorecidos.

Eran tiempos difíciles para todos. El año anterior al Grito de Lares, 1867, fue uno devastador para Puerto Rico. El 19 de octubre de 1867 la isla fue impactada por un huracán, San Narciso. El fenómeno entró por Naguabo y salió por el noroeste. Todos los 67 municipios del país fueron afectados por el huracán, que destruyó los cultivos y dejó sin hogar a miles de puertorriqueños.

Leer más...

(San Juan, 11:00 a.m.) El escrito más conocido de Ramón Emeterio Betances (1827-1898) es el manifiesto  intitulado  “Los diez mandamientos de los hombres libres”. Redactado en San Thomas en 1867 fue el preámbulo necesario a la insurrección del Grito de Lares.  Reparemos, de momento, en el título. La expresión “diez mandamientos” sugiere una cierta analogía con las tablas de la ley mosaica que también se intitula “Los diez mandamientos.”  Y, efectivamente, así es. Si nos referimos al campo conceptual en el cual se mueve Betances, es decir, el de la revolución francesa y sus varias constituciones cuyos prólogos enuncian “Los derechos del hombre y del ciudadano” podemos comprobar que en ese ámbito teórico aparece esa analogía con “Los diez mandamientos” de la ley mosaica. “El término Montaña adquirió en el año II una significación muy precisa. En Saint-Flour en la sociedad popular, al comienzo de cada sesión se procedía a la lectura de los Commandements révolutionnaires de la Montagne, Sinaí des Français”. (A. Soboul, La revolución francesa, 1987: 293) El término francés “commandements” se traduce al castellano por “mandamientos”. El texto continúa así: “Garnier des Saintes, diputado de la Charente Inferior, al recordar que la Legislativa tenía ya su Montaña, añadió dirigiéndose a los jacobinos: “Moisés fue a buscar sus leyes a lo alto de una montaña también la Montaña de la Convención dará unas leyes a Francia”. (293)  El Sinaí fue la montaña en que la Biblia nos dice que Moisés recibió “los diez mandamientos”.

En la Francia revolucionaria la Montaña identificaba a los jacobinos en franca oposición a la Gironda, identificación de los girondinos. “Montaña: parece que la célebre expresión habría sido pronunciada por primera vez el 27 de octubre de 1791, por Lequinio, en la Asamblea Legislativa. Pero la Montaña, los montañeses no llegaron a hacerse populares hasta el otoño de 1792, cuando frente a la Gironda y a sus ataques se formó un grupo de convencionales decididos a defender la Comuna de París y a legitimar la insurrección del 10 de agosto”. (292) Así, pues, queda clara la analogía que ya en su tiempo los jacobinos tuvieron entre sus mandamientos (commandements) y los que Moisés llevó a su pueblo. Toda analogía supone semejanzas y diferencias en la palabra o término utilizado. En ambos casos se trata de “mandamientos”, es decir, de una serie de imperativos dados al pueblo como normas de conducta.

Leer más...

Más artículos...