Victoria Ciudadana y yo somos viejos amigos.  Ana Irma Rivera Lassén es una queridísima y respetada amiga. A Manuel Natal lo conocí en las redes sociales por sus ataques frontales contra la corrupción, lo cual aplaudo.  Al profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Ana G. Mendez, Manuel S. Almeida lo recuerdo como un niño travieso y juguetón, compañero de juegos de mis hijas.  Siempre admiré las opiniones de Néstor Duprey en la prensa local.  ¡Eso si, a Alexandra Lúgaro nunca la había visto en mi vida!

Leer más...

Los que me conocen saben que colecciono palabras como otros pueden coleccionar sellos o muñecas. Toda mi vida pensé que Dignidad era una hermosa palabra. Inclusive la busqué en el Diccionario de la Real Academia Española por aquello de validar mi opinión: “Cualidad propia de la condición humana de la que emanan los derechos fundamentales, junto al libre desarrollo de la personalidad, que precisamente por ese fundamento son inviolables e inalienables.”  Una maravillosa palabra que por poco se me desmorona épicamente por culpa de un debate. 

Leer más...

El otro día me vi obligado a visitar a mi dentista en Rio Piedras, a pesar de la Pandemia.  Las mujeres se quejan del “dolor de ija”: para mí un dolor de muelas es su casi, casi su equivalente.  Entre inyecciones orales se quejaba mi dentista de que tenia que cerrar la oficina a las 5PM pues luego de esa hora, el sector alrededor de su oficina se ponía caliente.  ¿Caliente? le pregunté.  Es que a esa hora comienza el trafico de carne gay, me contesta el, que es muy entendido.  Yo recordaba en mis años mozos que alrededor de la Plaza había tomate pero parece ser que eso ha cambiado.  Ay, las lokas no entendemos de distanciamiento social ni de Pandemias!  Pasara lo mismo en la Fernandez Juncos, cerca de la parada 15?  Alguien que me diga, pues no pienso ir a averiguar.
 
Regrese a casa y me puse a recordar mis años mozos universitarios en la UPR y me vino a la mente las historias que se contaba en aquellos tiempos antidiluvianos y que un amigo se atrevió a plasmar por escrito. Espero que a él no le dé un yeyo pues se lo comparto:
 
“Si las paredes hablaran dirían miles de cosas, especialmente si son las paredes del baño de la Biblioteca José M. Lázaro, de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.
 
Había escuchado rumores de que en la Biblioteca Lázaro ocurrían cosas raras.  Los rumores son que si entras al baño podrás ver hombres pagando por favores sexuales.  ¿Hay una red de prostitución masculina dentro de la Universidad?
 
Después de pensarlo mucho, decidí investigar.  Era martes, 7 de marzo de 2000.  Apenas, las cuatro de la tarde.  Estaba ubicado en la Lázaro. Observé a tres hombres que vigilaban la puerta y los alrededores del baño.  Entraban y salían y me pareció que ninguno estudiaba ni trabajaba en el recinto.  Los tres seguían actuando de manera sospechosa y no pude aguantar la curiosidad.  Me sentí bajo presión. 
 
Fui donde uno de los hombres que estaba en la entrada del baño y le pregunté: ¿Que tanto movimiento y nebuleo tienen ustedes tres dentro del baño?  Uno me respondió: “Pues imagínate, ¿que es lo que hace un hombre allí?  Es más, ¿por qué no entras y le preguntas a ellos?” me dijo Tito,  como lo apodé para esta crónica. 
 
Sus palabras retumbaron en mi mente.  Entré al baño y allí me encontré con un estudiante del recinto, al cual apodé Cheo.  Le pregunté qué se hacía allí. “Pues ya tu sabes, imagínate.  Uno viene aquí y observa, “ contestó.
 
-¿Desde cuando esto pasa?
 
-Uf, mijo, toda la vida, estamos en la UPR, imagínate.  Pero hoy hay señores feos y después que uno mira, pues, se excita.  Y también le dan ganas de hacerlo.  Pero solo miras y si te gusta alguno te vas con él y pasa de todo, concluyó Cheo.
 
De pronto, entró un muchacho y me quedé mirando desde el espejo hacia los urinales.  Allí Cheo lo empezó a masturbar y luego se fueron juntos.  Había varios hombres en los urinales mastubándose.
 
Vi hombres de todo tipo y de todas clases.  Vi caras reconocidas, de empleados de la biblioteca y, estoy casi seguro, de profesores.  Estos intercambios sexuales masculinos dentro de los baños se dan a todas horas, desde que abre la biblioteca hasta que se cierra, me comentó una fuente.
 
Regresé al baño y vi a cuatro hombres en los urinales mirándose unos a los otros y masturbándose.  Uno de ellos se movió frente a mi, se bajo los pantalones y comenzó a masturbarse.
 
No podía creer lo que había visto y para tratar de calmarme salí de la Lázaro.  Eran como las ocho de la noche y decidí caminar hacia el Centro de Estudiantes.  Entré al baño y un hombre me siguió y se paró a mi lado, pero un conserje entró y aprovecha la oportunidad para irme.  Fui a la Facultad de Pedagogía y entré al baño.  Hasta allí me siguió aquel hombre de edad madura.  Se empezó a masturbar a mi lado y no me quería dejar salir del baño.  De verdad, todavía no sé como logre evadirlo. 
 
Por última vez regresé a la Lázaro; ya casi eran los diez de la noche.  Fui a una computadora a chequear mi e-mail.  Esta vez pensé mucho antes de entrar al baño, pero lo hice.  Pude observar a varios hombres en los urinales con los pantalones abajo, masturbándose.
 
Un señor mayor estaba en uno de los inodoros y dejó la puerta abierta.  Me guiñó el ojo.  Se masturbaba mientras que con su otra mano sacó un billete de $100 del bolsillo.  Me llamó con el dedo índice, pero no le hice caso.  Después logré ver por las rendijas de la puerta cerrada del cubículo a un señor mayor sentado en el inodoro, teniendo sexo oral con un joven.  Me paré frente al espejo nuevamente.  Todavía seguían los movimientos raros.  El señor mayor de pelo y barba blanca que estaba cabeceando se enjuagó la boca y se marchó del lugar.  Antes de irme, di la última ronda por los cubículos.  Sus paredes tienen agujeros por donde se puede observar al vecino de baño…”
 
Estas eran las leyendas urbanas: ¡sean ustedes los jueces!

Toda figura pública debe entender que su “figureo” le costará un precio bien caro que tendrá que pagar: el amor o el odio de sus seguidores.  Ambos sentimientos serán extremos y, en momentos, inexplicables.  Este es el caso de Pedro Julio Serrano.  Desde su temprana edad su sino fue el de saltar a la palestra pública: nunca pasó desapercibido. 
Al igual que muchos de nosotrxs, fue objeto de bullying en sus grados escolares por su “pateria” y, al igual que tu, se vio obligado a crearse una coraza exterior contra los ataques de sus “adversarios”.  Al igual que tu, vivió la vida loka, contrayendo VIH.  También es un sobreviviente de cáncer, después de ganar una batalla contra el cáncer oral en 2010.
Siempre procesó un amor por los USA, que consideraba la tierra de la libertad y las oportunidades.  En 1998, Pedro Julio Serrano intentó obtener una candidatura por el PNP, el partido de la Estadidad, pero desistió. La homofobia era tal en ese momento que Serrano recibió amenazas de muerte y hasta sufrió un atentado contra su vida.
Comenzó su carrera en el activismo cuando se desempeñó como Director de Política y Medios de la Fundación de Derechos Humanos (Human Rights Foundation) en Puerto Rico. Posteriormente, se desempeñó como Director de Comunicaciones de LLEGO , la Organización Nacional para Latinos Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgénero en los Estados Unidos, con sede en Washington, DC . En 2005, Serrano se mudó a la ciudad de Nueva York, donde trabajó como coordinador del programa Voices for Equality en Freedom to Marry, una organización que luchó por la igualdad en el matrimonio. Luego trabajó durante siete años en la ciudad de Nueva York como Director de Relaciones Públicas y de Medios para el Grupo de Trabajo Nacional de Gays y Lesbianas , una de las organizaciones líderes del movimiento LGBT en los Estados Unidos. Luego trabajó como Asesor Principal en el Concejo Municipal de la Ciudad de Nueva York, donde supervisó el departamento de programación y avance, además de administrar una cartera de asuntos LGBT, Puerto Rico y latinos.
Pedro Julio ahora trabaja como Asesor Principal de la Alcaldesa de San Juan Carmen Yulín Cruz y también colabora con la reforma del Departamento de Policía de Puerto Rico. Debo aclarar que la alcaldesa de San Juan lo suspendió de empleo luego de ser notificada a través de un mensaje de texto por el propio Serrano de su arresto por violencia doméstica. Serrano fungía como asesor a cargo del Programa Vida y la Clínica Trans. "Por tratarse de alguien a quien quiero, es una decisión dolorosa personalmente, pero necesaria administrativamente. Tiene que quedar claro que en este Municipio de San Juan se mide a todos con la misma vara, sin excepciones, sin amiguismos y sin toallazos. Tiene que quedar claro que las reglas son para todos y para todas por igual", expresó la alcaldesa mediante comunicación escrita.
Serrano ha recibido numerosos premios por su lucha contra la injusticia social y por los derechos de las comunidades LGBT en Puerto Rico, Estados Unidos e internacionalmente.
Serrano ha sido miembro de la Comisión para Combatir la Discriminación por Orientación Sexual y de Identidad de Género del Colegio de Abogados de Puerto Rico y miembro de la Junta Asesora del Capítulo de Puerto Rico de la Unión Americana de Libertades Civiles . También ha sido miembro del Comité Asesor de Derechos Humanos de la Comisión de Derechos Civiles de Puerto Rico y del Comité Asesor de la Iniciativa Puertorriqueña para el Desarrollo del Empoderamiento (PRIDE), organización que aboga por la comunidad LGBT puertorriqueña en Nueva York. Ciudad. También se desempeñó como copresidente de la Coalición Nacional Latina por la Justicia, que aboga por la igualdad en el matrimonio. Estos esfuerzos culminaron con el establecimiento de "Unid @ s", la organización nacional de derechos humanos latinos LGBT para latinas / os en los Estados Unidos y Puerto Rico. Serrano se desempeñó como copresidente de Unid @ s.
Distinto a ti, hoy Serrano enfrenta dos cargos por agresión sexual conyugal de la Ley 54 (Ley Contra la Violencia Doméstica), después de que se encontrara causa para su arresto y le impusieran una fianza de $20,000. Las denuncias en su contra se hicieron el pasado 6 de julio. El aseguró que es la víctima en el caso por violencia doméstica por el que ayer hubo causa para arresto en su contra.
“Soy completamente inocente de lo que se alega. Dichas imputaciones son absolutamente falsas. La víctima en este caso soy yo. En el proceso saldrá a relucir la verdad”, dijo Serrano en declaraciones escritas.
 “Agradezco a mi familia que me ama y amo profundamente, a mis amigos y a toda persona que se ha solidarizado conmigo. Sus muestras de amor son aliciente ante esta injusticia. Además, estoy sumamente agradecido de mi representación legal compuesta por los licenciados Manuel Grant y Verónica Rivera Torres”, agregó.
Creo que a Pedro Julio Serrano le acoge el derecho a la presunción de inocencia. Sin embargo reconozco que es lamentable el apoyo automático por parte de defensores y defensoras de víctimas de violencia doméstica. Por eso yo les pido sobriedad y esperemos pacientemente que la Justicia lo juzgue, la poca que queda en esta desolada Isla.
 
 
 

Todavía recuerdo la enorme bandera de la Pava impresa con “Pan, Tierra y Libertad” que mi Padre atesoraba.  Lejos están los tiempos en que recordamos esas sábias palabras que guiaron los pasos de tantos puertorriqueños.  Ahora solo se habla de “la más vieja colonia del mundo” en el marco de una transformación generacional que aturde.

Leer más...

Todo Puerto Rico estaba consciente que los Candidatos a la Gobernación iban a debatir el pasado jueves, 17 de septiembre, es decir: Alexandra Lúgaro (Movimiento Victoria Ciudadana), Carlos Delgado Altieri (Partido Popular Democrático), César Vázquez (Proyecto Dignidad), Eliezer Molina (Candidato Independiente), Juan Dalmau (Partido Independentista Puertorriqueño) y Pedro Pierluisi (Partido Nuevo Progresista).

Leer más...

Cuando le llega el momento de la verdad a Pedro Julio Serrano de enfrentarse a la Justicia se forma un arroz con fondillo en las redes sociales que palidece ante los argumentos presentados en corte.  Sin siquiera detenerse para analizar el caso, la\s “Letradas Feisbuqueras” sentencian al susodicho: unos lo condenan, otros lo absuelven y en el medio yo pidiendo cordura.  Este ha sido uno de los casos legales recientes de mayor prominencia entre nuestra Comunidad LGBTQIA+ y necesariamente es objeto de reacciones polarizadas.  Como si fuese un debate político a favor o en contra de la Independencia de nuestra Colonia, ha generado una guerra viciosa y descarnada, que lacera a nuestra Comunidad.
 
No todos tenemos la oportunidad de presenciar físicamente el caso y necesariamente dependemos de la prensa para enterarnos de lo que está sucediendo, y de la prensa hay que ser cautos.  Ninguna de nosotras estaba con ellos en la cama cuando ocurrieron los hechos y menos escuchamos lo que transcurrió. 
Ya llegará el momento de leer detenidamente las minutas del caso y llegar a nuestra propias conclusiones de sus méritos.   Mientras ese momento llegue, yo les pido calma y control.

Más artículos...