La frase “conócete a ti mismo” tuvo su origen en el Oráculo de Delfos en el Monte Olimpo de Grecia. Los griegos se habían planteado y resuelto todos los problemas éticos y morales que afectan al ser humano. Al presente solo tenemos variaciones modernas de esos principios universales.  El Oráculo de Delfos está  en una colina a varias millas de Atenas, la capital de Grecia. Ese era un lugar de gran poder donde el dios Apolo contestaba y aconsejaba a cualquier mortal que le consultara para conocer su destino en este mundo. Las pitonisas o sacerdotisas del templo interpretaban los mensajes ofrecidos por el dios Apolo. Pitia fue la primera sacerdotisa, de ahí se origina el nombre de pitonisas. 

Leer más...

A finales del 2019 fue publicada Historia de la masonería en Puerto Rico: sus orígenes (1746-1867), cuyo autor es el doctor Luis Antonio Otero González. Esta publicación es la primera de una posible trilogía que se piensa completar en los próximos años sobre el tema de la masonería en Puerto Rico.

La obra no solamente es una narración cronológica de la historia de la masonería en Puerto Rico, sino que Otero González nos presenta un análisis historiográfico sobre cómo se ha estudiado este tema, presentando la desmitificación de muchas ideas que se han expuesto como ciertas dentro de los círculos de estudios sobre esta institución y hasta por el público general. De hecho, la mayor aportación que tiene esta historia de la masonería puertorriqueña es que se le da acceso a la población a una información que ayuda a entender de manera clara, sencilla y sin mucho rodeo qué es la masonería y cómo esta funcionó en Puerto Rico durante el periodo de 1746 a 1867.

El libro está dividido en diez apartados o capítulos. En el primero, que es la introducción, se busca que el lector pueda entender de dónde surge el mito o la leyenda que rodea a la masonería. A su vez, el lector podrá conocer los primeros pasos de esta institución desde su fundación a principios del siglo dieciocho. Otero González también explica las implicaciones de esta organización para los gobiernos monárquicos europeos y toma algunas páginas en dar detalles sobre la estructura y el organismo masónico, puntos poco comprendidos por los no masones.

En el segundo apartado se trabaja la llegada de la orden masónica a Puerto Rico y se presenta un análisis sobre la historiografía masónica en la Isla, divididos entre los siglos diecinueve y veinte. En el tercer apartado, el autor nos describe la masonería caribeña del siglo dieciocho. Este apartado está subdividido en la masonería en Haití (tanto la que fue de origen francés como la origen estadounidense) y la masonería en otros lugares como Cuba, Santo Domingo y Puerto Rico. También se da un espacio para explicar qué fueron las logias regimentales, específicamente las que llegaron a Puerto Rico y Cuba con las respectivas invasiones británicas a estas islas.

El cuarto capítulo habla sobre la masonería en Puerto Rico entre 1800 y 1819. Este apartado está subdividido en cinco temas que nos describen este periodo con detalles poco conocidos hasta el momento. Para ello utiliza los casos de Jacques Etienne Marconis (un enigmático masón francés), del príncipe ruso Pierre Dolgoroukow, de Nicolás Sansón Panel (otro masón francés), el regreso de Fernando VII al trono español y su efecto dentro de la masonería local y la relación masónica entre Francia, Haití y Mayagüez.

El quinto capítulo trabaja la masonería en el Puerto Rico del trienio liberal (1820 – 1823), un periodo de la historia de Puerto Rico que, de manera general, es poco conocido. En este apartado se presentan las siguientes figuras y su relación con la masonería: Demetrio O’Daly de la Puente, Antonio Valero de Bernabé, María de las Mercedes Barbudo, José Barbudo (hermano de María), el coronel Matías de Escuté y el Dr. José María Vargas. En este capítulo también se incluyen una serie de gobernadores españoles, algunos de ellos fuera del periodo cronológico del capítulo, pero de gran valor en esta discusión, ya que estuvieron relacionados con el movimiento masónico: Gonzalo Arostegui y Herrera, Miguel de la Torre, José de Navarro, Miguel López Baños, Santiago Méndez Vigo, Juan Prim y Prats y Rafael Echagüe.

En el sexto capítulo se presenta la influencia de la masonería estadounidense en Puerto Rico durante el periodo de 1820 a 1850. Se separan unos subapartados para hablar sobre el capítulo Minerva y la logia L’Hereux Reveil y se discute la figura de Sidney Mason. En el séptimo capítulo se trabaja la influencia de la masonería francesa entre 1821 a 1841, siendo Mayagüez el área de mayor interés. El octavo capítulo enfatiza en el periodo de 1863 a 1867 y la influencia de la masonería venezolana, dominicana y cubana en Puerto Rico.

Los últimos dos apartados son unas consideraciones finales del autor y la bibliografía de la obra, la cual, entendemos, nos puede brindar más luz para continuar estudios investigativos o referenciales sobre los temas aquí discutidos.

 

Sobre el autor de la obra, Luis Antonio Otero González, es director de la biblioteca de la Gran Logia Soberana de Puerto Rico. Lleva más de veinte años como investigador de la masonería. Ha publicado sus trabajos en la revista Acacia y en la revista Lumen de la logia de investigación Bloise #113, ambas de la Gran Logia Soberana de Puerto Rico. Ha publicado en el Scottish Rite Journal del Supremo Consejo del Grado 33 en Washington D.C., en la revista de investigaciones masónicas REHMLAC, en Costa Rica y en el 9no Syposium del Centro de Investigaciones de la Masonería en España. Catedrático Asociado en el Recinto Metropolitano de la Universidad Interamericana de Puerto Rico y su doctorado es en Filosofía y Letras en Historia de las América y el Caribe.

 

altLa llegada de la Inquisición española al Caribe, en su segunda fase, puede explicarse en diversidad de razones. No obstante, algunas de ellas están relacionadas con ciertos protagonistas. En el caso aquí reseñado, el obispo de Puerto Rico a principios del siglo 17 redactó una solicitud dirigida al rey donde explicaba la necesidad, según sus puntos, de instalar el Santo Oficio en la zona.

Leer más...

Una nueva generación de hombres rebeldes y pensadores surge en la Edad Media; diferente, instruida, más cercana al hombre y lejana a Dios. A ese Dios de devoción suprema para los cristianos de la iglesia tradicional, bajo el control dominante que sustentan, cardenales, obispos, sacerdotes y ricos poderosos arropados por ese mismo clero que constituyen los pilares de las fortunas vigentes en catedrales, monasterios y conventos.

¡Forma religiosa de enriquecimiento fundada en el oportunismo que solo deja migajas para el pueblo! 

Un grupo de eruditos con ideas basadas en la igualdad y la justicia reta al claustro cardenalicio. Propone una nueva visión de Cristo y de su Iglesia, con el propósito de eliminar el despotismo que envuelven a la sociedad religiosa.

Leer más...

altEl mejor padre no es aquel que de vez en cuando le da presentes lujosos a sus hijos, por ejemplo; prendas de oro, zapatos de marca, celulares modernos, computadoras, o algún coche del año…, el padre sublime es el que le dedica tiempo especial a sus hijos es el que brinda afecto sincero en todo tiempo y lugar, es el que apoya a sus hijos en los proyectos que éste emprende, es el que se preocupa por brindarle excelente formación académica e inculcarle los dorados principios de la existencia humana.

Leer más...

altLa deriva totalitaria sufrida por EEUU durante el mandato de George W. Bush provocó que en nombre de la sacro-santa seguridad del Estado se llegara en la práctica a anular el principio de inviolabilidad ( habeas corpus) de las personas, instaurando de facto el principio de “presunción de culpabilidad” en lugar del primigenio de “presunción de inocencia”, lo que habría quedado como estigma imborrable en las fuerzas de seguridad de los EEUU. Ello tendría su reflejo en la prepotencia, brutalidad y el desprecio racial que destilan las intervenciones policiales en las grandes ciudades de EEUU.

Leer más...

Más artículos...