altAcabo de saber que Roberto Fernández Retamar murió en la tarde ayer, 20 de Julio. Es una pierda irreparable para la cultura cubana, latinoamericana y mundial. Lo admiré durante toda mi vida profesional y fuimos amigos desde que hace quince años me invitó como jurado del Premio Casa de Las América.

Leer más...

alt[Nota del autor: Con motivo de celebrarse un aniversario de la independencia de ese país hermano, el 5 de julio, recuperamos este capítulo del libro “Independencia hispanoamericana y lucha de clases”].

En materia de Historia, la distinción entre objetividad científica y opinión política del historiador, siempre ha sido una relación problemática. En esto hay dos extremos opuestos a evitar:

1. El relativismo, que pretende que la objetividad no existe en el quehacer del historiador porque todas las interpretaciones que se hagan de un hecho siempre estarán sujetas a la opinión de quien hace historia, ya que en el fondo no hay en la Historia humana ninguna regularidad o ley, porque cada acontecimiento es un hecho singular;

2. La “neutralidad valorativa”, tan preciada del positivismo y su heredero norteamericano, el estructural funcionalismo, que pretende que el científico social o historiador es capaz de desprenderse por completo de sus juicios de valor y opiniones personales, para ser tan objetivo como el biólogo que destripa al sapo para analizar sus órganos internos.

Ni lo uno, ni lo otro. En Ciencias Sociales y en Historia, es posible tener opiniones o valoraciones personales, que incluso pueden trascender la interpretación de un acontecimiento y, a la vez, ser completamente objetivo respecto a la descripción de los hechos. La objetividad, piedra angular de la ciencia moderna, tiene como requisito captar y describir con precisión la realidad.

Leer más...

altQuizás Yuli no sea una gran película pero la directora Iciar Bollain ha logrado que nos identifiquemos tanto con el bailarín cubano Carlos Acosta -eje de la historia- que en muchos momentos la trama me conmovió y no pude evitar las lágrimas. Que un niño mestizo de una barriada pobre de La Habana llegue a ser una leyenda en el mundo del ballet es una proeza.

Leer más...

altPedro Armendáriz fue uno de los grandes actores del cine mejicano. El más internacional pues trabajó en 16 films en Hollywood además de más de 100 en México. Se ha dicho que su trabajo en The Conqueror le costó la vida pues esa película de 1956 se filmó en Utah, cerca del sitio donde el gobierno norteamericano realizaba pruebas nucleares en Nevada.

Leer más...

altaltA fuerza del mal modelaje de los políticos y de la dejadez de los votantes sin capacidad de analizar y asumir un rol activo de protesta y cambio, vivimos en la sociedad del trastoque y la hipocresía; con abusos del rico contra el pobre, miraditas por encima del que menos tiene, doble vara a la hora de juzgar lo que debemos o no hacer por haber nacido con ovarios o con testículos; y, con religiosos fundamentalistas que quieren regresarnos al oscurantismo y provocar que los que no lo somos nos sintamos avergonzados de semejantes proyectos.

Leer más...

altaltEn los sistemas democráticos donde existe la división de poderes—ejecutivo, legislativo y judicial-- los jueces son nominados por el gobernador o el presidente y confirmados por el senado. Sin embargo, por muchos años se han identificado serios problemas con ese sistema tanto en Puerto Rico como en Estados Unidos. En ambos países el sistema se ha politizado. En Puerto Rico los jueces permanecen en sus puestos hasta la edad de 70 años y en Estados Unidos de por vida. En Puerto Rico los jueces casi en su totalidad pertenecen al Partido Nuevo Progresista o al Partido Popular Democrático. Al presente hay seis jueces nombrados por gobernadores del PNP y tres nombrados por gobernadores populares.

Leer más...

altLas vallas fueron la metáfora de la contención calculada. El pasado primero de mayo, sin el aguacero purificador, fue indignación, molestia, preludio de escorrentías potenciales.

Leer más...

altaltEl Gobierno de Puerto Rico legalizó las peleas de gallos en el 1933, la ley fue firmada utilizando una pluma del rabo del gallo “Justicia” perteneciente al Lcdo. Rafael Martínez Nadal. Este deporte está reglamentado por nuestro Gobierno.

El Congreso de los Estados Unidos aprobó una ley haciendo ilegal las peleas de gallos en Puerto Rico y todos sus territorios, sin consultar a nuestros gobernantes, otro ejemplo de la ausencia de Gobierno propio en nuestra colonia.

Leer más...

Más artículos...