Dom09222019

Last update09:51:47 AM

Próxima a culminar la experiencia LASA 2015

  • PDF

altHoy, viernes, el congreso internacional de la Asociación de Estudios Latinoamericanos es el penúltimo día de este magno evento que ha reunido a numerosos expertos en extensos temas que se ven impregnados de la realidad latinoamericana y a un nutrido público interesado en estas cuestiones tan pertinentes y relevantes asimismo en nuestra Isla.

Durante la primera ponencia “Género, exclusión y emergencias. Miradas cruzadas desde una perspectiva caribeña”, el cubano Luis Alberto Notario trajo a colación el tema de la teoría de género en su presentación “Mujeres cineastas en el Caribe: ¿Hacia un nuevo canon del Cine? “El cine tiene la capacidad de provocar en el espectador reacciones que confrontan las nociones género (los roles y los atributos asignados) por él aprendidas”, dijo. Y agregó que “El cine tradicional lo que privilegia es una perspectiva masculina”.

Las mujeres cineastas, según el ponente, enfrentan retos en su labor como el acceso a fondos. En un inciso interesante de su discurso, Notario comentó que en el salón de conferencias en el que solo estábamos presentes mujeres, debía estar repleto de hombres. Expresó que aún se cree que los temas de género son materia exclusiva de mujeres. El experto sostuvo que en el cine hecho por mujeres los temas abordados “varían desde los más intimistas a las formas más tradicionales”.

En cuanto a la tendencia de temas, Notario especificó que se encuentran el conflicto de identidad, las relaciones de poder, la homofobia, la violencia contra la mujer, los conflictos sociales y el racismo, entre otros. Notario indicó que frente a esa “dicotomía entre mujer y hombre”, el cine debe proponer el empoderamiento, la igualdad y la equidad, la autonomía y la cultura de paz.

Otro conversatorio “Delirios, exclusiones, silencios y contrariedades: (re)visitando textos de escritoras latinoamericanas”, se acercó a autoras tan divergentes en el tiempo como Alfonsina Storni, Sor Juan Inés de la Cruz, Mayra Montero y Alejandra Pizarnik. René Rodríguez Ramírez, “En el cantar de Eros: música y delirio en La última noche que pasé contigo de Mayra Montero”, manifestó que “en el bolero (género musical que persiste en la novela aludida) existe una rearticulación del tiempo”. Asimismo, indicó que es significativo que muchos escritores latinoamericanos recurran al bolero en sus escritos. Al parecer, en los personajes el bolero es la chispa para el recuerdo, para la evocación. Por su parte, Beatriz Cruz-Sotomayor conversando sobre Pizarnik comentó “la poética del silencio” de dicha escritora, cuya confección poética es “visceral, vital” repleta de “grietas, soledades y silencios”. “Pizarnik trasciende la palabra y la convierte en cuerpo, en acto vivo”, afirmó en su ensayo.

Finalmente durante el panel “Ahora me ves, ahora no: Espacios invisibles en la geografía latinoamericana”, Sarli Mercado en “Topografía urbana de la memoria: del espacio público al antimonumento (Buenos Aires), mencionó cómo edificios, esculturas, pintadas, entre otras intervenciones urbanas, muestran o denuncian el sistema opresivo de la pasada dictadura o desarrollan un espacio para el homenaje y la conmemoración. Como ejemplo, Mercado señaló el Parque de la Memoria en Buenos Aires donde se acoge los nombres de los desaparecidos por “el terrorismo de Estado”, particularmente se detuvo en la obra del artista Nicolás Guagnini que presenta el rostro de padre desaparecido. Igualmente, aludió al artista Nazza Stencil, quien también se compromete ante la denuncia social.

En su ensayo, Juana Gamero anotó “el fenómeno extremadamente complejo” que representa la violencia en la región latinoamericana, debido, entre otros, a situaciones familiares disfuncionales, el abuso de alcohol, historias de represión política y la segregación social. La audiencia escuchó sobre los feminicidios en Ciudad Juárez y cómo han aumentado los asesinatos de mujeres en países de la región.

El panelista Oscar A. Pérez en su ponencia “Magnicidas invisibles: Enfermedades mentales, espacios de represión y atentados fallidos en México” se detuvo en dos casos de intentos frustrados de magnicidas como Carlos Castañeda, historia plasmada en el documental El paciente interno, y Arnulfo Arroyo, de quien se escribe en la novela La camada de Salvador Quevedo y Zubieta.

En la foto, Luis Alberto Notario.