A propósito de un café, me reuní con este artista del pincel cuyo talento es uno vibrante y por decirlo así, seductor. Es una mezcla lo clásico, con la modernidad y con la conciencia social. El maestro Ben Morales-Correa nace en San Juan y estudia Dibujo de la Figura Humana en los talleres de Young Museum of Fine Arts en San Francisco, California; e, ilustración, grabado y artes de comunicación en City College of San Francisco. En el verano de 1982, obtuvo una beca de $1000 para estudiar cursos en San Francisco Academy of Art. En 1995, obtuvo el Primer Premio de Fotografía de Archaeological Institute of America y la publicación Archaeology Magazine. A su regreso a Puerto Rico, laboró como director de arte y director creativo en varias firmas de publicidad locales por más de dos décadas. Realizó su primera exposición individual, Apariciones y Transformación, en el Taller de Fotoperiodismo en 2003. Desde entonces, ha participado en numerosas exposiciones individuales y colectivas. Fue Profesor de Pintura en el Programa de Extensión de la Escuela de Artes Plásticas de Puerto Rico, el Programa de Educación Continuada de la Universidad del Sagrado Corazón y los Talleres de Arte del Museo de Arte de Puerto Rico. Colaboró por cuatro años con la Fundación Felisa Rincón de Gautier como profesor de arte para las confinadas del Complejo de Rehabilitación de Mujeres en Bayamón, Puerto Rico. Recibió Mención Honorífica en el Primer Salón Bienal de AAPPR en Ponce, 2016. Ben Morales-Correa es miembro de la Asociación de Artistas Plásticos de Puerto Rico y la Asociación Puertorriqueña de Artistas Plásticos.

IM- ¡Bienvenido a este espacio, Ben! Al respecto de las profesiones, los talentos, los oficios del arte que suelen considerarse a menos en los núcleos familiares, ¿cómo reaccionaron en tu casa cuando te expresaste a favor de ser pintor?

BMC- Mi entrada al arte se da de la mano de mi padre, Clemente Morales Rodríguez. De él heredé mi habilidad para el dibujo. Mi papá era un serígrafo comercial, en la época en que se hacían anuncios y rótulos a mano en esa técnica para los autobuses y lugares públicos. Recuerdo a mis cinco años ver los libros de como dibujar y pintar que él poseía y aprender copiando de ellos. Mis padres siempre desearon que sus hijos, éramos cinco, estudiáramos hasta nivel universitario y tuviéramos profesiones más remuneradas. Yo me formé en Economía y Métodos Cuantitativos en UPR. Al ubicarme en San Francisco, decidí entrar más de lleno en las artes visuales.  

Leer más...

(San Juan, 10:00 a.m.) Durante el año 2020 tuve el honor de conocer de manera virtual a muchas personas de distintos países. Para finales de diciembre mi amiga editora Citlali Bernal fue el eslabón para conocer al excelente escritor y gestor cultural colombiano Wilson Rogelio Enciso. Ella me sugirió que le hiciera una reseña, ya que para esos días recibió la noticia de que uno de sus relatos había quedado de finalista en un prestigioso concurso internacional en Argentina.

Después de conocer que era autor de una saga de 16 novelas, de las cuales 5 han sido publicadas, y que por su maravilloso trabajo literario ha sido galardonado con muchos premios internacionales, mejor decidí hacerle una entrevista, y con mucho gusto comparto este contenido donde conoceremos a un escritor que a través de sus novelas de ficción retrata una realidad que social y políticamente se vive en muchos países, pero especialmente a lo largo y ancho de Latinoamérica.

Leer más...

(Managua, 9:00 a.m.) Todos nacemos con múltiples talentos, pero no todos tenemos la gracia de definir específicamente el simpático y perfumado contenido de nuestro existir, el talento se descubre en cualquier edad y en cualquier circunstancia. Con la formidable tecnología de la actualidad son centenares las posibilidades y facilidades de examinar velozmente lo que realmente adoramos.

Si los padres de familias aplicaran conocimiento  constantemente y aprovecharán su tiempo con sus hijos en la educación, los niños se formarían con ideas firmes y relumbrantes para lograr todo lo que emprendieran, es indispensable que los padres de familias, les dediquen tiempo único a sus pequeños encantadores.

Pero en los hogares el tiempo libre de los adultos, es retenido por los celulares, televisión y monitores, cuando el pequeño de la familia está inquieto el padre o madre le dice al hijo mayor: “Por favor enciéndale la televisión o tablet a tu hermano pequeño.”  Y  el niño ya queda contento, pero claro él es inocente y suele suceder que en la televisión presentan muchos programas inadecuados para niños, tenemos tanto peso de incultura que nos estamos inundando más rápido que el gigante Titanic.

Leer más...

(San Juan, 12:00 p.m.) La pedagogía de Paulo Freire es un método de cultura popular cuya finalidad inmediata es la alfabetización, y su dimensión más amplia es la educación como práctica de la libertad.

Freire se sustenta siempre en situaciones concretas, que expresan las reacciones de proletarios urbanos, hombres de clase media y campesinos.  El círculo de cultura analiza la vida con profundidad crítica.  La conciencia emerge del mundo vivido, lo hace objetivo, lo problematiza, lo comprende como proyecto humano.  Todos los participantes reelaboran el mundo y se dan cuenta que, aunque construido también por ellos, ese mundo no es verdaderamente suyo.    Educadores y educandos, en la educación como práctica de la libertad, son simultáneamente educadores y educandos los unos de los otros, juntos inician, como oprimidos, la tarea histórica de liberarse a sí mismos y liberar a los opresores. 

Leer más...

Recuerdo siempre el día en que bajaste las escaleras internas de la Casa Aboy poco después de tu regreso, aunque nunca te habías ido así estuvieras en Estados Unidos. Igual que don Pedro Albizu Campos nunca estuviste ausente. Tu cara de dolor contrastaba con la alegría del día que llegaste al aeropuerto y te recibimos gozosos. Querías mostrarnos el sufrimiento de haber estado encarcelado y denigrado. No olvido tu rostro ni tu posterior contentura cotidiana por la admiración de los puertorriqueños de diversa ideología que valoraban tu valentía y tu compromiso con Puerto Rico. Tu arte, creado en gran parte tras las rejas en las que las que nunca dejaste de ser libre, fue reconocido internacionalmente. También fuiste poeta y teórico.

Leer más...

(San Juan, 11:00 a.m.) Para los estadistas que desprecian lo propio y dicen que P.R. no es una nación, los dejo con la definición del diccionario de la palabra nación y nos aplica cada palabra : . "Conjunto de personas de un mismo origen étnico que comparten vínculos históricos, culturales, religiosos, etc., tienen conciencia de pertenecer a un mismo pueblo o comunidad, y generalmente hablan el mismo idioma y comparten un territorio. ... Territorio en el que vive ese conjunto de personas"

Y si desean dejo constancia de mis pensamientos con un poema. En cualquiera de las circunstancias, afirmar la nación es nuestra consigna.

Leer más...

(San Juan, 9:00 a.m.) Un día en nuestra historia, como lo fue pasado 9 de enero (de 2001), regresó a su barrio de infancia, Pozas, de Ciales, a descansar de los mundanos trajines Edwin Reyes Berríos, quien fuera destacado poeta, narrador y cineasta de recia y firme personalidad. 

Reyes Berríos formó parte de un grupo de jóvenes poetas que a inicios de los 60 fundaron una de las revistas más importantes de la historia literaria puertorriqueña, "Guajana". Publicó 4 poemarios: "Crónica del vértigo" (1977); "Son cimarrón para Adolfina Villanueva" (1985); "Balada del hombre huérfano" (1990) y "El arpa imaginaria" (1998). Fundador del suplemento cultural ("En Rojo") del semanario "Claridad", donde laboró varios años como redactor y columnista. También mantuvo columnas en "El Reportero" y en el "Puerto Rico Ilustrado" del periódico "El Mundo". Durante su última década de vida realizó 5 valiosos documentales fílmicos y un largometraje de ficción. A su muerte, dejó inconclusos varios proyectos, entre ellos, una novela: "El arpa en la creciente". Había nacido el 3 de julio de 1944. 

Leer más...

Pedro Antonio Valdez (La Vega, República Dominicana, 1968-), escritor, editor, educador e investigador. Formado en educación, tiene una mención en Filosofía y Letras (Summa Cum Laude); Completó estudios en Lingüística y Literatura en la Universidad del Caribe (2019) y completa en la actualidad su grado de Maestría en Literatura en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Valdez se ha destacado en el cuento y la novela, y es co-autor de Los nuevos caníbales: antología de la más reciente cuentística del Caribe hispano (2000), premiada por el Pen Club de Puerto Rico como la Mejor Antología de Cuento. Entre sus cuentos y novelas premiados, Papeles de Astarot (1992, Premio Nacional de Cuento), Bachata del ángel caído (1999, Premio Nacional de Novela), Naturaleza Muerta (2000, Premio de Literatura, Universidad Central del Este), Carnaval de Sodoma (2002, Premio Nacional de Novela), La Salamandra (2002, Premio Nacional de Novela) y Dromedáriux: La Batalla del Armario (2013, Premio novela infantil El Barco de Vapor, de Ediciones SM). Arturo Ripstein llevó al cine u novela Carnaval de Sodoma. En el 2010 obtuvo la Townsend Fellows, reconocimiento que le permitió ser tallerista a la Universidad de California en Berkeley, Estados Unidos. Pedro Antonio me ha dado respuesta a unas preguntas que me enorgullece nos haya contestado. Son todas para ser compartidas con vosotros.

1.1 Wilkins Román Samot (WRS, en adelante) – Recientemente publicó Dominicanos (2019).  ¿De qué trató o tratas en esa colección de cuentos? ¿Cómo surgió la oportunidad de trabajarle?

1.2 Pedro Antonio Valdez (PAV, en adelante) – Dominicanos es un libro que compendia cuentos donde el dominicano, el varón dominicano, jode la cosa. Se trata de narraciones en la que los personajes se pueden localizar sin dificultad en espacios de la República Dominicana. En esto se diferencian a muchos de mis relatos, por no decir la mayoría, cuya locación responde a espacios y temporalidades externas a la contemporaneidad dominicana. Digamos que la idea me surgió hace muchos años, cuando tuve en mi poder unos tres o cuatro cuentos que no habían sido creados con la idea de compartir en un volumen, pues no necesariamente guardaban, desde mi óptica, cierta homogeneidad. Algunos eran inéditos; el más antiguo tenía unos 30 años de existencia. En esa misma dirección tengo en carpeta Dominicanas, cuentos donde la mujer dominicana es quien jode la cosa.

Leer más...

Más artículos...