Asegurarse de que las gomas estén llenas, que tengamos suficiente gasolina, que los aceites estén limpios y en su nivel óptimo, son cosas que siempre hacemos con el auto, pero también nos debemos preparar nosotros antes de tomar el control del volante y pensar que lo que tenemos en las manos es también la vida y seguridad de los demás.

Leer más...

Hay instantes en los que reniego de la existencia de Dios, y siento rabia, de saber que se va en el largo viaje gente buena, joven, trabajadora, que solo buscaban cómo llevar el pan a sus hogares. Entonces pienso en tantas personas malas, llenas de envidia, que hacen daño y pululan por la vida con la cabeza erguida.

Leer más...

Mientras desayuno, me asaltan pensamientos relacionados a todo lo que ha sido mi proceso de recuperación post Covid-19 y me doy cuenta que, ante la agenda corta vidas de ese agente demoniaco, luché y sigo luchando. Respiro profundamente. Agradezco inmensamente a las personas que oraron por mí (familia, amigos y conocidos) y a mi médico de familia que me conoce desde mi temprana adolescencia, por su apoyo incondicional, por las recetas para poder respirar bien y por la alimentación suplementada que llevo.

Leer más...

Eran el fruto de la rama, los besos
apretados                                                                                                                                              en los labios del sueño sorprendidos.

Mientras rostro a rostro
en espejismo
se miraba unida la energía
de los párpados.

Leer más...

SOLA

me alejaré del tiempo y la memoria

me llevaré todas las heridas de mi espalda

rechazaré el hastío del regreso cobarde

y el hábito de limitar mis pasos.

Se poblará mi alma de trincheras

exploraré la sombra del temor

y del futuro incierto

y habitaré mi corazón

con el comienzo de todo lo que acaba.

Leer más...

Hay instantes en los que reniego de la existencia de Dios, y siento rabia, de saber que se va en el largo viaje gente buena, joven, trabajadora, que solo buscaban cómo llevar el pan a sus hogares.

Entonces pienso en tantas personas malas, llenas de envidia, que hacen daño y pululan por la vida con la cabeza erguida. Son seres despiadados, lobos hambrientos y egocéntricos disfrazados de mansos corderos.

Leer más...

Más artículos...