Las piedras o cristales siempre han sido símbolo de poder, luz, armonía, belleza y sabiduría. Se les atribuyen propiedades curativas y son utilizadas en el tratamiento de ciertas dolencias. Desde diamantes, esmeraldas y rubíes hasta cuarzos más humildes absorben y emiten energía. Las personas sentimos una atracción muy fuerte por los cristales. Esto es así porque el orden natural de la estructura del cristal de cuarzo representa un grado de coherencia, orden y perfección que buscamos en nuestras vidas.

Leer más...

El nombre obsidiana proviene del latín obsidianus, como mención a un centurión romano que por primera vez la trajo desde Etiopía, aunque Plinio la mencionaba en sus escritos como obsianus lapis. La obsidiana es lava que se ha enfriado con tanta rapidez que los minerales dentro de ella no han tenido tiempo de formarse. Cuando la obsidiana va a nuestro encuentro significa que quiere ser nuestra aliada y protectora, así podemos utilizar su alta vibración para cortar de raíz cualquier situación conflictiva por la que estemos pasando.

Leer más...

Muchas piedras y cristales poseen un poder altamente relajante, desintoxicante y regenerador. Ayudan a aliviar molestias musculares y problemas de estrés, insomnio, angustia o depresión. Las gemas actúan sobre la circulación de la energía entre cuerpo y mente, equilibrando nuestros chakras. Esta clase especial de gemas incluye piedras preciosas opacas, cuyo enfoque principal es el curar, energizar y nutrir el cuerpo físico. Estas gemas pueden ayudarle a usted a sentir más arraigo y estabilidad; a desarrollar fronteras personales más saludables; a manejar múltiples tareas con mayor facilidad; y a sentir más energía, positivismo y felicidad.

Leer más...

La Alejandrita es una variedad del crisoberilo, es decir, posee las mismas propiedades físicas y químicas, pero tiene la peculiaridad de mostrar un color cambiante. Es de color verde: puede presentar una tonalidad con tendencia hacia el verde esmeralda, pero en general es de un tono verde algo amarillento o bien algo parduzco. Esta piedra fue descubierta en 1830 en la Rusia zarista. Fue nombrada Alejandrita porque se descubrió el día del cumpleaños del zar Alejandro. Su coloración va del verde claro al oscuro, rojo o azulado.

Leer más...

Para entrar en contacto con la energía contenida en una piedra debe ser lo bastante pequeña como para que quepa en una mano, es lo único que hay que tener en cuenta para que funcione como talismán que uses como amuleto debe ir siempre contigo y te servirá para absorber las vibraciones que estén en contacto contigo y ella hará a su vez un intercambio de las suyas, formando de esta manera una barrera protectora a tu alrededor, algo así como un escudo protector.

Leer más...

Llamada también ojo de pez u ojo de lobo, la PIEDRA DE LA LUNA (selenita ó adularia), tiene la composición química de un fedelpasto (silicato múltiple de aluminio, potasio, sodio y calcio) de color blancuzco opalino. Su escasa dureza no permite un pulido acabado, por lo que no alcanza precios importantes en el mercado de las joyas, ya que además se raya fácilmente.

Leer más...

Cuando se usan dos o tres piedras a la vez se disfrutan de los beneficios de todas ellas simultáneamente, y su cuerpo y todo su ser se benefician de los recursos adicionales. A diferencia de un collar que combina varios tipos de gemas y ha sido diseñado armoniosamente, las energías de las piedras usadas por separado a la vez no crean una energía nueva y única.

Leer más...

La kunzita, yendo del rosa al violeta, es una variedad de la espodumena. Se forma a partir de soluciones de magma ácidas y ricas en litio. La espodumena es importante en el ámbito farmacéutico ya que produce litio. Su nombre proviene de F. Kunz que la descubrió en California. La Kunzita se descubrió recientemente por uno de los gemólogos de Tiffanis.

Leer más...

Más artículos...