(En tránsito y otros relatos; San Juan, Isla Negra, 2002)

A Luisa Nevares Ortiz la llevaban a pie, esposada de sus manos y con un par de grilletes amarrados a cada tobillo, por la calle del Cristo hacia el Castillo del Morro. Tanta presión ejercían dichas torturantes herramientas que hacían que ella sangrara lentamente por su tobillo izquierdo.

Leer más...

Foto: dominicanaperiodismoavuelaplumaExtracto del Poema Tiempo de Ciudad (1986), del poemario Al filo de la Cuiudad (1986)

Cada día que sostengo

es una caravana de sueños

heridos por la gran ciudad y sus muertos.

Ángel Luis Torres

Leer más...

Todos, unos más que otros, cargamos con un instinto científico innato. Crecemos en base a nuestra capacidad de descubrir cosas, de barajar nuestro Universo y vivirlo según nuestras propias leyes. La tradición poco a poco amilana ese instinto y va sembrando ideas, detentes, pasiones y momentos. Más, aunque evolucionamos en base a la tradición en la vida, los remanentes de ese fervor de que todo puede ser incierto lo llevamos con nosotros. Del mismo modo, somos seres mágicos, receptores de luz y de cuando en vez cruzamos al espacio de lo no visible. Bajo la ciencia, la religión o bajo ambos, solemos descender al mundo que no conocemos y ansiamos conocer, el que llega a los pensamientos de cuentistas y poetas, el mundo que inspira y nos mantiene caminando.

Leer más...

Ir a beber a un garaje de gasolina, ¿cuántos han hecho esta ecológica proeza? Es curioso, pero se trata de una de las experiencias más comunes en el Caribe, por lo pronto en la República Dominicana y Puerto Rico, donde he vivido una experiencia. Ahora bien, hay que pensar porque tenemos tanta obsesión con ir a beber a un sitio, que como mínimo combina gases tóxicos, es altamente explosivo, y peor aún, es un sitio de paso. Nadie se queda permanentemente a vivir en un garaje de gasolina.

Leer más...

(del libro En tránsito y otros relatos, 2002, Isla Negra Editores).

En Carriacau el sol salía siempre a la misma hora desbordado en alegría y como de costumbre se entretejía con el vigoroso Mar Caribe, cuya resaca llevaba largo tiempo acariciando la arenas tibias de la pequeña isla.

Leer más...

Hay un rastro de tristeza en tu distancia.

Los oasis te saben a sargazo muerto.

Sus resplandores te ciegan, te perturban.

Los caminos son todos de regreso.

Leer más...

Más artículos...