Musarañas:

Se dice del que está embelesado y con la boca abierta; del que está distraído o absorto. Las musarañas son unos mamíferos muy pequeños, de gran parecido al ratón, pero cuya cola es más corta y el hocico se prolonga hasta formar una especie de trompa, ligeramente corva.

Una definición encontrada en Google

"Muñecos, ¡Borikén siempre ha sido gay... lo que pasa es que gay siempre ha sido aquello de: "¡a escondidas se goza mejor!""

Egidio Colón-Archilla

Estuve esperando el libro por días. La primera vez que lo ordené por Amazon, no llegó y me devolvieron el dinero. Cosas normales en esta plataforma, en estos días. Volví a ordenarlo, se tardó dos semanas. Ya creía que también me devolverían el dinero, pero no, esta vez sí llegó.

Leer más...

Me siento muy honrada por el reconocimiento de Mención Honorífica que ha brindado hoy el Jurado del PEN Club Internacional, Capítulo de Puerto Rico a Velos de la memoria (Isla Negra Editores-2019). Agradezco inmensamente a mis colegas de Guajana y del extendido y amplio gremio de escritores de aquí y de allá por el apoyo y la inspiración que siempre han sido en mi vida, muy en particular, a mi editor, el amigo y poeta, Carlos Roberto Gómez Vera; y, a mi hermana de letras y prologuista, Rubis Marilia Camacho, por haber creído ambos en Velos de la memoria. Comparto noticia junto a Kristina Plaza, Mención Honorífica y Francheska Lebrón, Premio Nacional de Poesía.

Leer más...

Bip,bip,bip,bip,bip,bip,bip,bip,bip,bip…

            -Tenemos una actividad esta noche, Karim nos invitó a un jangueo en su apartamento. Nos encontraremos con Neysh, Gian, Pepo, Leyka y otras amistades que tú no conoces-dijo Emanuel.

            -No sé si pueda ir, estamos en cuarentena y hay toque de queda. Mamá dice que no podemos salir de casa- señaló Luigi. -No creas que no me hace falta, siento este encerramiento una eternidad, me siento tan extraño de estar tanto tiempo en familia, apenas los empiezo a conocer, que ironía. Sin embargo, con ellos no me siento solo.

            - Déjate, de mierdas hermano. Vamos a joder esta noche, tú mamá ni se entera. Tiene tanto miedo que se pasa empepá con tantas pastillas para la depresión.

            - Te recojo a las 11:00, después del toque de queda. No falles, cabrón.

Leer más...

[Nota del autor:  cuento-ensayo, dato, falsedad o fake-news]

Primera Parada

“Si la Navidad es Cristo, la Democracia es Rosado Colomer”, decía a la entrada de la Comisión Estatal de Elecciones de Puerto Rico. Una veterana periodista que lo vio, y no lo había divisado antes, se preguntaba dónde estaba el FBI. Olvidó aquellos otros tiempos, en los que no le perdieron paso ni pisada, de la misma manera que tampoco se las perdió en su viaje al Gran Jurado, nuestro hombre en común, Caleb Morales. La vida es así, un día estás jugando a las escondidas, otras invitando a jugar, me dije, cuando leí ese artículo de prensa que nos presagiaba lo que ya todos conocemos, que hubo fraude, fraude, fraude.

Leer más...

Mi papá, hacía una semana atrás, había comprado el panel, lo picó a la mitad a lo largo, le colocó alfajías de 1” x 2” y lo pintó de blanco. Así se lo pidió mami, porque el año anterior había usado un panel 4 por 8 picado a lo ancho y ahora las casitas no cabían. Mi madre era particular en eso de buscar las casitas y la gentecita para su aldea de Navidad. Según pasaban los años, compraba las casitas.

El caso es que en esta Navidad, le tomó todo el día planificar la aldea - que se convirtió en dos por tener tantas casitas y el panel ser tan estrecho - montar las bombillas y establecer las aldeas. Había parejas, hombres llevando niños, mujeres llevando niños y niñas, coros, monaguillos, gente llevando árboles, patinando, unos cuantos Santa Claus (lo que no era de su agrado porque prefería Reyes Magos), bomberos, policías, gente cargando agua del río. También había animales: caballos de tiro, perros, conejos, venados. Para establecer la tradición cristiana incluyo un pesebre en cada aldea.

Leer más...

Me escondo y desnudo mis amores
Acaricio cada letra terciopelo que baja por mis dedos
Y habito en cada palabra a contraluz.
Arranco de mi garganta los gritos de un poema
Que ha permanecido escondido entre las sombras...
Tripulante de sueño y fantasía

Leer más...

Más artículos...