(San Juan, 9:00 a.m.) En la actualidad se comenta y analiza la posibilidad de una eventual guerra civil producto de las diversas situaciones conflictivas existentes en los Estados Unidos y que bajo la presidencia de Donald Trump y su reciente derrota eleccionaria han llegado a un punto de ebullición. Las situaciones conflictivas existentes en este país van desde los problemas raciales hasta las desigualdades sociales. Dentro de ellos existen varios agravantes de gran impacto tales como el poco control que se tiene sobre la distribución, venta y manejo de armas y que es representativo de una sociedad que desde sus inicios le ha rendido culto a la violencia. Los problemas mentales y el alto consumo de opioides son atenuantes a toda esta situación.

La llamada democracia estadounidense, donde no se necesita el voto mayoritario para controlar el país, es otro punto que da fragilidad a un sistema que desde la visión macro es imperial. Aspecto que en Puerto Rico aún se debate, mientras que en la metrópoli el análisis gira sobre qué tipo de imperio se es. Claro, una visión colonizada no deja entender esta discusión.

Históricamente, los Estados Unidos surgieron de la violencia. Los primeros asentamientos ingleses a finales del siglo XVI (Roanoke) y principios del XVII (Jamestown, Virginia) vivieron momentos de conflicto para poder sobrevivir. En ese periodo histórico, la naciente sociedad era una fronteriza y como toda frontera esta era defendida a sangre y fuego.

Leer más...

(San Juan, 1:00 p.m.) En la penumbra de sus días, los EE.UU., vive momentos muy interesantes.  En particular, si uno no tiene ninguna afinidad emocional con ellos.  La guerra civil nunca se terminó en dicho país.  Simplemente mutó, y a partir de ahí, Donald Trump ha capturado el espíritu y fuerza de dicha guerra inconclusa.

El problema de la guerra civil de 1861 a 1865, es que cuando dicho país vivió ese momento, no tenían territorios coloniales de ultra mar.  Esa es la diferencia hoy esencial.  Que territorios coloniales como Puerto Rico, existen.

Con este cuadro, es importante entonces explorar que tendríamos que hace en Puerto Rico si por alguna razón los EE.UU. entran en una guerra civil.  ¿Debemos comprar comida y apertrecharnos por un mes?  ¿Debemos migrar? ¿Debemos de apoyar un bando u otro?

Leer más...

(San Juan, 9:00 a.m.)  La nueva frontera de la soberanía nacional ya no es el estado, sino el acceso a la información por las redes sociales. El golpe de estado a la democracia en los EE.UU. lo confirieron las grandes compañías de comunicación, las cuales alegaron que el presidente Donald Trump atento contra la democracia, y como tal, lo han privado del acceso a las redes.  Pues bien, es un ejercicio de apertura y cierre. Por lo tanto, es un ejercicio sobre democracia para unos y no democracia para otros.

Lo que en los EE.UU. la otra derecha ha celebrado, en particular la que se asume por el Partido Demócrata, han intentado tomar ventaja y celebrar los errores de Trump.  No obstante, al hacerlo, toman posición y niegan lo que ellos también creen y profesan: la libertad de expresión.  Por lo tanto, la censura contra Trump es por su propia naturaleza antidemocrático.

Leer más...

Hagamos hoy un ejercicio:  vamos a poner fotos en Facebook, Twitter e Instagram, entre otras redes sociales y convoquemos a la independencia de Puerto Rico, “por todos los medios o métodos posibles”.  Veamos cómo nos responden los propietarios de dichas redes sociales, quienes hoy han determinado que publican y que censuran, de forma temporera o permanente. Finalmente, lo que Phillip K Dick visualizó en su literatura de ciencia ficción en la década de 1960, hoy se hace realidad. El capital corporativo mediático de información se ha constituido en el estado soberano global.

Leer más...

(San Juan, 1:00 p.m.) Pensábamos que con Donald Trump terminar su cuatrienio todo terminaba. No es cierto.  Esto empieza ahora.  El capitalismo, ese que tanto dirige el Partido Republicano como el Partido Demócrata, se han impuesto de forma harmonizada para intentar frenar todo tipo de disidencia.  Eso incluye a la derecha como a la izquierda. Lo que el entrante presidente Joe Biden del Partido Demócrata, acuñó como ¨terrorismo doméstico” es hoy recogido por las fuerzas de seguridad de dicho país en un informe conjunto. El 2021 la amenaza a la democracia americana no es Donald Trump, ni su familia. Son los terroristas de la derecha y la izquierda.

El informe publicado en el día de hoy con la firma FBI, el Departamento de Homeland Security y el Centro de Contraterrorismo Nacional, alegan que el terrorismo doméstico es la gran amenaza a los EE.UU. en el 2021.  Esto es cónsono con la postura de Donald Trump de hacer a los “mexicanos” responsables de las pesadillas americanas para las elecciones del 2016.  En este momento, Joe Biden criminaliza a la derecha, y los sistemas de seguridad criminalizan a la izquierda.

Leer más...

(San Juan, 12:00 p.m.) Varias organizaciones cívicas y proyectos políticos han convocado una Asamblea de Pueblo por la Descolonización y la Soberanía Nacional Boricua que se llevará a cabo el próximo miércoles 20 de este mes a las 10:00 a.m. en el lado norte del Capitolio.  Esperamos estar allí.  Sin embargo, al parecer, una gran mayoría de nuestro pueblo no ha entendido la urgencia de lograr lo antes posible la descolonización de nuestro país y poder restaurar nuestra soberanía nacional boricua ya.  Aun cuando toda la podredumbre social, política y económica que nos agobia no es producto directo del sistema colonial, la mayor parte de ella sí lo es.  El problema estriba en que esa grave descomposición del tejido de nuestra sociedad es ocultada tras el manto tenebroso de la ineficiencia gubernativa y, por lo tanto, el culpable principal, que es el carcomido sistema colonial, queda intacto vivito y coleando. 

No obstante, cada día más y más personas se percatan de esta relación directa entre nuestros males estructurales y la inoperancia del modelo colonial que nos han impuesto los Estados Unidos desde que nos invadieron ilegalmente el 25 de julio de 1898.  Y ése es en realidad nuestro más urgente desafío.  El de eliminar ese sistema explotador y oprobioso lo antes posible.  Para lograrlo sólo hay una alternativa realista y viable.  Ésta es conformar una Asamblea de Pueblo por la Descolonización y la Soberanía Nacional Boricua. 

Leer más...

En Alabama a las 12 del día
con una rubia yo me casé

Ismael Rivera

Si alguien conoce la canción de Ismael Rivera [1966]  sabe dos asuntos:  por un lado que grabó dicha canción junto al maestro Rafael Cortijo y su Combo, luego de haber cumplido cárcel en Kentucky; y que la canción tiene que ver muy poco con venerar a la mujer  blanca en el duro sur americano.  Por el contrario, la canción es puro sarcasmo, toda vez que de lo que habla Ismael Rivera es que trató de entrar al cielo [como un hombre negro] y no le dieron acceso; le pide una oportunidad a San Pedro, y le explica que con una mujer rubia [blanca] se casó, y se “limpió”.

Para entender a los EE.UU., y en particular lo que pasó el 6 de enero en el Capitolio, uno tiene que entender la división que por 200 años ha vivido dicho país entre la cultura del norte [blancos liberales, sector industrial y seguidores inicialmente del Partido Republicano y a partir de 1930 del Partido Demócrata] vis a vis la cultura del sur [blancos conservadores, radicales, sectores agrícolas y rurales, y seguidores del Partido Demócrata inicialmente y a partir del 1912 del Partido Republicano].  No solo ya libraron una guerra civil [1861 a 1865], pero lo mejor es que al día de hoy, han hecho todo lo posible por destruirse y destruir la cultura del otro.

Leer más...

(San Juan, 1:00 p.m.) No hay razón para que la izquierda, el independentismo y la derecha boricua apoyen la repuesta que el Partido demócrata y los liberales de los EE.UU., han tenido a los sucesos del miércoles 6 de enero en el Capitolio federal. La respuesta de la derecha y liberales en los EE.UU. ha sido promover un régimen de terror, de censura y sobre todo de “limpieza” de todo lo que no coincida con ellos. En otras palabras, la respuesta de estos es igual o peor que los cuatro años de la presidencia de Donald Trump. La pregunta, es porque nos adherimos a la posición de ellos.  Es patético.

Lo primero que hemos validado en este momento es que el mundo privado controla nuestros derechos civiles. Por lo tanto, hemos aplaudido sin ser críticos, que las redes sociales, las cuales son simplemente de los mil millonarios del mundo, determinen que ideas son validas o no.  Patético.  Es decir, promovemos la censura a partir de los ricos, de los poderosos y de los que controlan la información que circula hoy en la humanidad. Me tengo que oponer.  Prefiero escuchar lo que Donald Trump tenga que decir, a permitir que Mark Zuckerberg determine que ideas el autoriza o no autoriza. De igual forma me opongo a que Michelle Obama, determine censurar a quien, en el mundo de lo privado.

Leer más...

Más artículos...