Voy a ser cuidadoso. Me relaciono con el filme que hoy reseño desde múltiples vertientes:  amistades, relaciones de trabajo, compromisos con la palabra escrita, y relación emocional con la narrativa fílmica.  Por lo tanto, voy a hablar de forma condicionada en dos niveles, para que me entiendan, para que van que vi lo uno, pero también vi lo otro.

Hoy hablamos de Simone (Dir. Betty Kaplan, EE.UU., 2021). Esta película está basada en la obra de similar nombre, del escritor caribeño-boricua, Eduardo Lalo.  En la misma un profesor de la Universidad de Puerto Rico, llegado ya a la adultez, vive solo y desesperado, y desea tener un amor que lo deslumbre. El profesor y también escritor (Esai Morales), encuentra a una perseguidora, que desea conocerlo, Simone Weil/Li Chao (Kunjue Li).

Leer más...

Es un referente desde mi infancia. Por alguna razón, es un actor que ha vivido muchas vidas, y en todas siempre ha sido consistente con lo que cree. Por lo tanto, siempre había sido un hombre de derechas, republicano, hasta político municipal fue por sus creencias.  En esa medida, desde Dirty Harry (Dir. Don Siegel, EE.UU., 1971) hasta su más reciente filme, siempre he discrepado en lo político con él, pero en sus actuaciones, dirección y guione, tengo, a veces mucha cercanía.

Leer más...

Es posiblemente una de las mejores películas en mucho tiempo, donde se explica de forma comercial, de qué trata el derecho. Lo interesante es el detalle.  La película camina por sí sola. Nos lleva a pensar en otra gran película que discute el cine jurídico, Michael Clayton (Dir. Tony Gilroy, EE.UU., 2007).  Pero esta película que reseñamos hoy, simplemente, camina por sí sola.

Leer más...

La vi porque pensé que era una película sobre la igualdad de géneros. Me confundí.  Es una vieja idea del cine como cultura mediática comercial, donde intentan reproducir la violencia, la de los hombres, ahora por las mujeres. Y mientras más puños dé la mujer sicaria, o más hombres mate, para dicha industria la mujer es más igualitaria.

Pues bien Kate (Dir. Cedric Nicolas-Troyan, EE.UU/Japón, 2021) es un filme de acción, en la cual la actriz principal de cuyo nombre emana en el título de la película, es una operaria al servicio de las mafias de Japón.  ¿En serio que hay mafias en Japón?  Es decir, se ha movido la fórmula de Hollywood alrededor del mundo y ahora vemos películas de las mafias chinas, rusas, japonesas, británicas, en fin, que la modernidad terminó y no existe futuro de paz.

Leer más...

Es curioso pero nadie, sobre todo en los sectores del capital, sistemas mediáticos y la prensa, cuestiona que los exponentes de la música urbana de Puerto Rico, la cual incluye al ritmo fundamental del reguetón, porque los exponentes del ritmo acaben utilizando tantos sustantivos o adjetivos calificativos asociados al poder.  “Respeto”, “el jefe”, “the boss”, “el patrón”, etc.  Es algo hasta cómico, pues uno como que no entiende, y mientras más autoridad, más simpatía provocan.  Es un sin sentido.

Leer más...

Es una película más, salvo por un detalle. El protagonista principal, de una película de origen europeo, lo fue un afroamericano, quien durante la pandemia, y en el momento actual, ha sido la persona que más cine ha hecho.  Se trata del actor, en sus propios méritos, John David Washington.

Washington, sí lo sé, es el hijo de su padre y su madre. En particular su padre, Denzel Washington. Y su trayectoria no era clara, pues viene de ser jugador de futbol profesional. Por lo tanto, hizo algo distinto en su primera etapa de la vida, y ahora en esta nueva etapa se ha dedicado a hacer cine. 

Leer más...

Más artículos...