Otro tipo de violencia contra la sociedad es cuando tenemos una Junta de Control Fiscal actúa descontrolada contra la población en general, y contra las mujeres en particular.  Mientras un gobernador que funge como el abogado de la junta,  coarta el desempeño e iniciativa del pueblo en materia educativa, de salud y económica.

Leer más...

La obra póstuma de la historiadora Keyla Forestier Montalvo, Las raíces del árbol que me hicieron puertorriqueña: Los Forestier, De Francisco a Conrado… mucho más que una biografía, es un testimonio de la aportación del empresario Conrado Forestier y su familia a la ciudad de Mayagüez y a los pueblos de Las Marías y Maricao.

Leer más...

Estos son los primeros rayitos de sol tomados desde mi balcón esta mañana como a las 7:30 am. Llevo semanas tratando de capturar un amanecer puro y las nubes no me lo permiten.

Es el invierno veraneado de mi Puerto Rico que hace que nos despertemos más tarde y que muchas personas asocien las celebraciones navideñas con un estado anímico particular y algunos hasta se depriman. El resto del año es diferente, el sol nos despierta y somos más productivos.

Leer más...

[Nota editorial: Mucho se ha dicho sobre la presencia de turistas norteamericanos, esencialmente afroamericanos, la cual por primera vez los problematiza.  Lo que entra en juego en la problematización entre otras variables, es el diálogo entre “ellos” y “nosotros”.  Ante esto, hoy la problematización a los turistas tiene una fragante oposición desde una mirada cultural de “nuestras tradiciones” frente a “sus tradiciones”.  Todo indica, que en la historia del país, cada vez que ha entrado un nuevo flujo migratorio, el mismo se ha problematizado]

Leer más...

El pasado 28 de febrero de 2021, se cumplieron seis años de la partida física del artista plástico Moisés (Moi) Castillo que cambió de plano un 28 de febrero de 2015, luego de dar una inmensa batalla contra su enfermedad renal. Apenas tenía 51 años y todavía su hermana, quien le donara un riñón, llora su partida como si fuera ayer. Recuerdo la última vez que lo visité en su casa en Yauco, porque me pidió que le llevara un flan de queso. Aunque no soy repostera le cumplí su deseo. Nos recibió al Dr. Rodolfo Lugo-Ferrer, a mi esposo y a mí, con un almuerzo exquisito que había mandado a comprar: pollo asado con vianda, porque eso era lo que quería comer. Más tarde en la sobremesa, buscó una botella de vino tinto Alion, que disfrutamos, aunque él, por su condición, no consumió alcohol. Pasamos una tarde maravillosa contando anécdotas y riéndonos porque los tres (Rodolfo, Moi qepd, y yo) somos peñolanos. Hablamos de sus grandiosas obras de arte, sus pinturas, serigrafías y de pronto, la conversación tomó un giro diferente; se tornó más espiritual. Fue entonces cuando contó que ya estaba listo para hacer su transición. Rodolfo y yo cruzamos miradas de mucha tristeza, después de habernos reído tanto. Nos despedimos de él con un fuerte abrazo y un te veremos pronto.

Leer más...

Hoy hace 31 años de la muerte de un querido y admirado amigo al que la revista Exégesis del Colegio Universitario de Humacao dedicó una edición especial en la que su director, el poeta y ensayista Marcos F. Reyes Dávila comienza diciendo: “Josemilio González (1918-1990) vivió siempre a la altura de los tiempos más difíciles. En su vida como en su obra combinó en todo momento la lucidez del crítico que arma y desarma la trama que produce los fenómenos más complejos con la sensibilidad del poeta solidario con las muestras más vivas de la integridad humana y con las causas justas más desfallecidas y sin esperanzas”.

Leer más...

Cada cierto tiempo, sale en las redes sociales, un texto del periodista y escritor uruguayo Leonardo Haberkorn Manevich, publicado en su blog El informante. Allí explicó, las razones para renunciar a seguir dictando las clases de periodismo que impartía en la Universidad de Uruguay. Él descubrió que: “Cada vez es más difícil explicar cómo funciona el periodismo ante gente que no lo consume ni le ve sentido a estar informado” (entrevista en El País, 11 de noviembre de 2018). Sin embargo, planteó en la mencionada entrevista que: “el artículo se publica desde el 2015, fuera de contexto y sin su consentimiento.” Lo he leído varias veces, de hecho, he llegado a pensar,que fui yo quien lo escribió. Recordé la última edición de la revista estudiantil ECO, donde publicaba cuentos que mis estudiantes escribían, en los cursos de Géneros Literarios. Inicié este proyecto en el 2008, cuando estuve en una licencia en el Recinto de Ponce de la Universidad de Puerto Rico. En esa primera edición (mayo, 2008 – abril, 2009) se publicaron veintitrés cuentos, de jóvenesuniversitarios de la UPR-Ponce y la UPR-Utuado. Con la ayuda de una exestudiante Yamarie D. Chinea Barreiro, del Programa de Sistemas de Oficina, y la colaboración incondicional de mi amiga Mercedes Rivera Pérez,Diseñador Gráfico, nos dimos a la tarea de montar esa primera revista, que pudo reproducirse por la intervención del Consejo de Estudiantes, del Recinto de Utuado. En la segunda impresión (mayo, 2009- diciembre, 2010) la cantidad de relatos se disminuyó a veintiuno. Para la tercera revista (mayo, 2013 – mayo, 2014) apenas logré publicar diecinueve historias, porque comencé a notar la apatía de los estudiantes a escribir.

Leer más...

Primera tarea del dia: Despertar a las 7:30am, y leer el periódico digital en el celular: ¿Cuántos infectados? ¿Cuántos muertos? No quiero ir a trabajar. No quiero contagiarme. ¿Y si no voy a trabajar? ¿Cuanto tengo en ahorros? Puedo permanecer en mi casa por dos o tres meses. Puedo. Pero no todo el año. Esta pandemia durará todo el año. Tal vez dos años. ¡Daría cualquier cosa por quedarme en cuarentena! Frustrada salgo bajo protesta de la cama. 

Leer más...

Más artículos...